Casualmente siendo un niño de 16 años escuche hablar por primera vez sobre el anningulus,

Lo que viene siendo sexo oral en el ano.

La verdad, la idea no me llamaba absolutamente nada, todo lo contrario, me provocaba más bien algo de grima;

¿Quién con 16 años le iba a llamar la curiosidad de hacer o que le hagan eso…?

Con el paso de los años, a medida que me hacía mayor fui entrando en una edad en la que ya haces de tu vida una estabilidad, en la cual entra a formar parte de ti una persona la cual es tu pareja y te atreves a ir experimentando con cosas que jamás pensarías hacer respecto al sexo.

Pues casualmente con algunos años más me atreví con esta práctica la cual nunca me provoco excitación y tengo que deciros que estaba muy equivocado……….

Todos sabemos de él como el beso negro pero tiene varias formas de llamarlo: beso polaco o beso colibrí. Esto funciona de la siguiente manera, lo primero haberlo hablado con tu pareja y después ya pasamos a ponerlo en práctica.

Una noche relajada después de una cena y un buen vino pasamos a meternos en la habitación, luces apagadas, velas, una venda para los ojos y un buen aceite para masajes, besos y caricias por todo el cuerpo hasta llegar al punto que queríamos, ese preciado culo de nuestra pareja que nos pone tanto.

Deslizamos los dedos suavemente  masajeando la zona para estimularla,  unos besos suaves acercándose hasta  la parte que queremos y pasado ese proceso  es cuando introducimos lentamente nuestra lengua  hasta ver como nuestra pareja  llega alcanzar un nivel de placer que nunca había descubierto anteriormente, os puedo asegurar que es extremadamente placentero.

Actualmente en la sociedad todavía existen muchos tabúes sobre esta práctica, pero tenemos que decir que tenemos que tener en cuenta que el ano es una zona del cuerpo la cual está formada por muchas terminaciones nerviosas las cuales con una buena práctica podemos hacer que nuestra pareja llegue directa al orgasmo.

¿Pero cómo rompemos con el tabú y le planteamos a nuestra pareja esta práctica?

Lo primero tener total confianza con nuestra pareja, hablarlo, estar los dos totalmente de acuerdo y mentalizados

Con los mitos fuera de la cabeza, recuerda que el ano son cientos de terminaciones nerviosas y a la vez que estimulas consiguiendo placer también estas estimulando el punto g de tu pareja

Lo cual es lo que hace que sea 100% placentero.

Recordar que esta práctica sexual como otras tenemos que tener unos aspectos a tener en cuenta como es la higiene personal, que es fundamental, una buena ducha antes sería aconsejable y llevar la zona rasurada para ponerlo en práctica o incluso un enema anal,

Todo dependerá de las condiciones que acordemos con nuestra pareja

Después hay que acordarse de lavarse bien los dientes y boca para evitar que cuando demos un beso en la boca a nuestro chico esto no le provoque pudor para repetir.

Os aconsejo que esta práctica sea únicamente con tu pareja formal por que nunca sabemos a quién tenemos delante ni las ets que podemos contraer.

De lo contrario usa siempre protección de látex en la zona.

Fuera prejuicios y manos a la obra, no os arrepentiréis.

Os lo aseguro.

www.falohouse.com